Traductor

27 de octubre de 2008

Estupideces

Cuando vas a mucha velocidad, saltándote todas las normas que garantizan la seguridad en la circulación, trucando tu motor, y haciendo todos los cambios necesarios en él con el único objetivo de correr más, y más, y más, asumes muchos riesgos, demasiados. La emoción del viento que acaricia tu rostro y lanza tus cabellos hacia atras, como si tu cabeza fuese un tubo de escape del que salen llamaradas por la combustión excesiva de carburante, hace que olvides esos riesgos y sigas, y sigas. Más velocidad, más, el consumo de combustible se dispara, más, más, seguimos subiendo la velocidad. El público jalea, chilla, se vuelve loco y se ve a si mismo encima de esa maquina en la que vas, devorando millas. A esta velocidad vamos a llegar al fin del mundo antes de lo que nadie cree.

Pero, siempre hay un pero, las carreteras no están preparadas para esto. Y tu motor tampoco lo esta. Demasiadas revoluciones durante demasiado tiempo, no traen nunca nada bueno. Los hay que se salen en la primera curva comprometida que aparece en el camino, y eso que en el mapa estaba muy muy clara, y los hay que la pasan. Pero en el esfuerzo se rompen alguna de esas piezas "no homologadas" que habian introducido en su motor. ¿quien narices ha puesto ahi esa curva? ¿para que coño corres tanto? ¿ no has visto las señales?¿donde estaban esas señales? Y es cuando descubrimos que la guardia de tráfico las quitó, las inspecciones técnicas dejaron de denunciar motores no homologados, y los medios de comunicación simplemente daban a la masa lo que ésta quería, emociones fuertes, olvidandose de la educación en urbanismo y buenas formas.
Así, descubrimos que las normas de tráfico con las que circulamos, ya no sirven, y hay que cambiarlas. Reunámonos pues, todos alrededor de aquellos que impulsaron la retiada de las señales, de aquellos que han estado pisando el acelerador sin medida y, siguiendo su inalcanzable sabiduria, reescribamoslas. Es lo más estúpido que podemos hacer.

20 de octubre de 2008

Todos tenemos derecho

Fosas comunes. Nuestro país debe acabar con esta vergüenza. Miles de ciudadanos, cuya forma de perder la vida queda fuera de esta discusión, siguen enterrados en las cunetas de nuestro pais. Seas rojo o azul, o de cualquier otro color, uno de los principios en los que se basa la democrácia en la que vivimos es el respeto a las opiniones de los demás. No, no tienes la verdad absoluta. Acepta que otros piensen diferente.

Y seguro que estos ciudadanos que yacen en el negro subsuelo de nuestra geografía pensaban de un modo muy diferente a aquellos que hoy se oponen a la recuperación de sus restos para ser entregados a sus familiares. En las decadas de los 30, 40, 50....este hecho diferenciador se consideraba lo suficientemente importante para imponer la injusticia y el olvido. Pero, por suerte, las tornas han cambiado y ahora, tenemos derecho a pensar. Cada uno como quiera. Tenemos derecho a pensar, a que respeten nuestras opiniones, y la obligación de respetar lad del resto de ciudadanos.

Pues han cambiado para todos, para los desaparecidos también, y no es de justicia que permanezcan enterrados y olvidados. Son ciudadanos, como tú y como yo, y tienen sus derechos. Tienen derecho a una sepultura digna. Tienen derecho a que reconozcamos su sacrificio y cumplamos con nuestras obligaciones para con sus familiares. Tienen derecho a ser enterrados dignamente y a recibir el homenajede aquellos que pensamos que lo merecen. Los que no piensan así, que no acudan a él. Pero que nos dejen cerrar esta herida sangrante que nos hace dudar de lo real del sitema político en el que vivimos.

Abramos las fosas para cerrar esa herida.

13 de octubre de 2008

¿lo arreglamos ya?

La bolsa sube por fin!!! La subida más grande de su historia. Una gran noticia para aquellos inversores solidarios que, basandose en la desconfianza y potenciandola un poquito más utilizando los medios a su disposición, vendieron en su momento. Bastaron dos dias, jueves y viernes. Los valores, al puto suelo.

Para terminar esta acción tan filantrópica, en pro de la recuperación económica mundial y del mantenimiento del estilo de vida de los ciudadanos, el lunes, todos al mercado. A comprar de nuevo, lo mismo que vendieron pero mucho más barato. Joder, en dos dias bajó un 20% el IBEX35. El lunes a las 9 de la mañana y poquísimos minutos, ya había subido un 5% aproximadamente.

Que si, que si, que las medidas adoptadas por los líderes -¿?- mundiales, el plan de rescate, el aval a los bancos, el esto, el lo otro. Todo lo que quieras, pero en 5 días, más de uno se ha llevado un buen montón de dinero. Mientras la industria productiva lo pasa cada vez peor, los especuladores causantes de esta situación han vuelto a ganar la partida.

¿Hasta cuando? ¿ Cuando una regulación antiespeculativa que evite estos actos desleales con el orden económico mundial? Acabo de escuchar a Lula Da Silva en la entrevista con Iñaki Gabilondo y estoy de acuerdo con él en la mayoría de sus afirmaciones. Por supuesto alguna hay con la que no comulgo. Seguro que en algún podcast o página web puedes ver la entrevista.

Mis conocimientos de economía son más bien limitados, aunque, por suerte muy superiores a la media de la ciudadanía. Pero lo que si que sé es distiguir desde hace tiempo la deslealtad y la avaricia.

Las normas deben cambiar, el sistema financiero actual no sirve. ¿Quien tirará la primera piedra?

10 de octubre de 2008

Tranquilos, estad tranquilos


Me han cerrado, temporalmente espero, evasiva.com. Bueno a mi, y a todos. Espero que la nueva versión mejore en su capacidad de atracción de lectores y que, pese a ello, me sigan invitando a colaborar con ellos. Espero que mi carrera de escritor no se coarte por esto. De todos modos, esta semana he encontrado el filón. El negocio. La solución a todos mis probemas.

En tiempos de crisis, siempre surgen oportunidades y los visionarios tenemos la obligación de aprovecharlas para abrir nuevos caminos al crecimiento económico. Yo he encontrado el camino, I have seen the light-por lo de la globalización digo-. Aseguro los depósitos que cualquier ahorrador español tenga en una entidad financiera española. En un banco o caja, vamos.

Garantizo hasta 98.800 € con un coste mínimo. El precio se negociará según la valía del aspirante. Por cierto si algún banco está interesado en que utilice sus servicios para este menester, un simple comentario en esta entrada bastará para comenzar las negociaciones.

El esquema es sencillo. El estado me garantiza, como buen ciudadanos que soy, hasta 100.000€ en mis depósitos. A lo largo de mi vida he ahorrado 200€, así que pongo el resto, 98.800€, en el mercado. Igual que el tráfico, en el mercado negro, de los puntos del carnet de conducir, o los derechos de emisión de CO2 que tan buen negocio están generando para algunos.

Vendo, o mejor dicho, alquilo tranquilidad. Confianza. A partir de ahí, con la cabeza libre de preocupaciones, mis clientes pueden dedicarse a sus asuntos sin ocupar parte de su tiempo mental en preocuparse por sus ahorros.Genial, ¿no?

¿Que más puedes pedir? Bueno si, puedes pedir haber sido capaz de ahorrar más de 200€ a lo largo de tu vida.

5 de octubre de 2008

Frente al paro, construyamos emprendedores, no fincas

Sigue aumentando la cifra de desempleados, la tremenda crisis en la que vivimos no para de azotar a las pequeñas empresas que, con graves problemas de liquidez, se ven obligadas a cerrar. Es necesaria una solución estable y a largo plazo. De nada sirven los parches, necesitamos soluciones definitivas que nos alejen del fantasma del paro

read more | digg story

1 de octubre de 2008

uuuhhhh como hemos cambiado

No se si es fruto del cannabis o es una circunstancia que se reproduce en mi mente periodicamente. El caso es que, otra vez, tengo ganas de escribir y no se de qué. Y eso me preocupa. Siempre he sido muy crítico. Que se lo pregunten a mi adorada maña. Solía analizar todo, absoutamente todo y dar mi opinión de viva voz, aunque muchas veces solo me esuchaba el gato.

El caso es que leo poca prensa, telediarios solo veo los del Iñaki y empiezo a poner música donde antes siempre estaba Francino y compañía. Como se me ve el plumero coño. A veces me pregunto si es que me estoy transformando en un ser al que no le importa lo que pasa a más de diez metros de él. He llegado a preocuparme pero, no. No es eso.

La causa la tengo muy clara. A pesar de ese cambio de hábitos sigo bien informado, incluso mejor que antes, de todo lo que pasa en el mundo. El misterio es que me he enganchado, si si, digo bien, al meneame.net. El caso es que si lo usas olvid´ndote de la tonteria del KARMA -la puntuación que obtienes por tus comentarios, votos, noticias enviadas etc y que te da ciertos privilegios de usuario-y simplemente disfrutas de él, es acojonante.

Esto funciona así, los usuarios van lanzando enlaces a noticias que han leido en otro medio digital, con una pequeña explicación de la falla. Los mismos usuarios, leen la entradilla o visitan la noticia y la votan, como indicando que vale la pena leerla. De este modo estas recibiendo en tiempo real una selección de noticias de cientos de medios digitales, y aquellas que te interesan, las lees. Lo malo es que hay pocos artículos de opinión, y eson son los mejores.

Alucinareis, los que lo useis, de la antelación con la que te enteras de cosas que posteriormente, a veces incluso días si la noticia no es demasiado imortante, vas a ver en otros medios. O quizá lo veo con antelación por que no leo casi prensa ni escucho radio?Me surgen dudas. Todo en su justa medida está bien. Los excesos son siempre perjudiciales. De cualquier cosa. Y creo que me he excedido con el meneame. Habrá que desengancharse, pero sin dejarlo del todo.

Por cierto, no tengo nada ningún tipo de relación con quién esté detrás de esto. No quiero que me votes como Spam.

Datos personales

Mi foto

Soy una persona emprendedora, muy progresista, amante de la innovación en la economía y en la vida en si. 
Comparto mi vida con mucha gente, amigos y familia pero especialmente con Isabel y Carlota, que son la fuente de energía que me mueve cada día.
Creo en colaborar, en compartir, en tener una actitud abierta frente a las cosas, para tratarlas siempre con integridad y reconociendo la interdependencia que existe en todo.