Traductor

31 de diciembre de 2009

Feliz 2011, o esta vez será 2010?

Recuerdo en diciembre de 2008 la típica broma de: "Feliz 2010!! por que el 2009 lo vamos a pasar jodido." Pues bueno, ya está, ya lo hemos pasado. Jodido, muy jodido, pero lo hemos pasado y la vida sigue.

Tengo la determinación personal de hacer del 2010 un gran año, para mi y para las personas de mi entorno. El verbo "quejarse" queda atrás, lo tacho de mi vocabulario, y pongo en la primera página de mi agenda personal las palabras esfuerzo, optimismo, innovación y creatividad. El que se quiera subir al carro que lo haga, hay sitio para todos, y el que quiera seguir quejandose, que siga. Cada uno es libre de elegir su opición.

Os deseo a todos un 2010 lleno de ideas, esfuerzos, alegrias y sobre todo felicidad. Eso es lo único que nadie nos puede quitar, asi que, seamos felices.

19 de diciembre de 2009

Copenhagen y los acuerdos de mínimos

Estaba claro que no iba a suceder. Antes las grandes expectativas que los ciudadanos de a pie, o al menos una parte de ellos, teniamos ante el COP15, los líderes políticos no tenían la opción de cerrar la cumbre sin ningún avance. Nunca pensé que el partido terminaría con el marcador a cero. Un acuerdo de mínimos, cuyos detalles no conozco más allá del objetivo de evitar un incremento de la temperatura superior a 2ºC, salva la dignidad, o eso creen ellos, de estos líderes.

Ahora la pelota cambia de campo, y vuelve al campo del ciudadano que, hasta hoy, lo único que ha podido hacer es quejarse. La solución a este embrollo pasa también por nuestra actitud como consumidor , por la actitud de las empresas como promotoras de la consciencia necesaria para frenar el cambio climático y por nuestra actitud como ciudadanos del mundo.

Como consumidor, al igual que no consumí durante el mandato de Bush productos que yo tuviese el conocimiento cierto de que provenian de EEUU, al igual que siempre busco alternativas al producto chino hasta que se respeten los derechos humanos en este país - lo que no quiere decir que la encuentre sipre -, si realmente nos preocupa el cambio climático, pennalicemos los productos provenientes de los países que bloquean el avance de este tipo de cumbres. Véase una vez más EEUU y China.

Como empresa introduzcamos en nuestras estratégias de comunicación el valor añadido de la procedencia de nuestros productos de países comprometidos con el cámbio climático. De este modo conseguiremos una ventaja competitiva de cara a nuestros consumidores, y por otro y más importante, una labor social de conscienciación a la sociedad sobre la importancia de este asunto.

Como ciudadano del mundo, racionalicemos nuestro consumo energético. ¿Recuerdas aquello de "tu puedes pagarlo, el mundo no"? Aplícatelo

Datos personales

Mi foto

Soy una persona emprendedora, muy progresista, amante de la innovación en la economía y en la vida en si. 
Comparto mi vida con mucha gente, amigos y familia pero especialmente con Isabel y Carlota, que son la fuente de energía que me mueve cada día.
Creo en colaborar, en compartir, en tener una actitud abierta frente a las cosas, para tratarlas siempre con integridad y reconociendo la interdependencia que existe en todo.