Traductor

31 de agosto de 2008

Me lo he pasado de cine

Si, como tu lo oyes, y como de verdad espero que lo hayas pasado tú también, de puta madre. Unas vacaciones muy completitas, financiadas con los ahorros de este año de crisis, y que han tenido un punto de partida clave: decidí allá por finales de julio abandonar la prensa, la radio, los telediarios televisivos etc

He vivido casi 3 semanas en una búrbuja que yo mismo he creado, esquivando como he podido todos los rayos informativos que día a día nos llegan y que modifican, o al menos influyen, en nuestro estado anímico y nuestra perpectiva del futuro. Decidí dedicar estos día a hacer y pensar solamente aquello que realmente me apetecía, y no de un modo global, sino muy muy puntual. En otras palabras, decisiones que afectan como mucho a las dos horas siguientes al momento en que se toman.

Es una sensación especial, donde lo importante, lo que persigues en cada momento es un soplo de esa brisa fresca y llena de satisfacción, que recibes en tu ser cuando estas realmente contento con lo que estas haciendo.

Lo de las Olimpiadas es otro tema. Conforme se acercaba el evento, me iba encabronando más y más pensando en la doble moral que utilizamos la mayoría de las personas a la hora de valorar el entorno social en el que viven muchas personas, cuando la no desaparición del mismo redunda en beneficios para los valoradores. Derechos Humanos, Tibet, bla,bla,bla al final lo importante es la existencia de, gracias a estas actitudes, mano de de obra barata para ... Joder que rollero me estoy poniendo, no voy por ahi para nada.

Pero empezaron, y el primer día, o el segundo, no recuerdo, coje un tio y gana el oro en carrera en ruta -o como se llame- y luego la machada del Pirri con la catana y me enganche. He visto hasta natación sincronizada, lo juro.

El caso es que ver la competición de Rafa Nadal y los del Basquet, completita y flipando cada día que tenían partido, y luego algunas de las opciones a medalla en otros deportes ( lo del Pirri me marcó, en la vida podia pensar yo que un ¿combate? de esgrima me iba a poner nervioso) me ha hecho disfrutar y me he sentido parte de algo. Aqui podría empezar una parrafada sobre nacionalismos etc, pero estoy recien llegadito y solo quiero lazar sensaciones, no planteamientos políticos.

En fin, que muy bien que han sido un tema, complementario claro, pero importante y a tener en cuenta a la hora de evaluar mis vacaciones.

También fui al cine a ver Mamma mia -también fui a ver otra pero mejor ni la menciono- para hacerle la gracia, esa era mi escusa, a mi mujer. A ella le molan mucho los musicales. Y me lo pasé de miedo. Las canciones de Abba estuvieron a punto de hacerme llorar la de Mamma mia y esa que empieza I don´t wanna talk, y que la Meryl Streep canta con un sentimiento que te deja seco. De verdad, y mira que a mi estas cosas me duelen, pero los recuerdos que me traían de mi infancia, que fue muy bonita, todo hay que decirlo, dura pero bonita, venían a mi mente sensaciones de añoranza. Pero no añoranza por nada concreto, sino por aquellos años. Lo vivido, lo sentido y ese recuerdo que nuca puede desaparecer y que te eriza la piel cuando vuelve a ti.

Aparte del tema musical, toda la trama, que es la más típico que he visto en años -a pesar de que esta tarde, en el ferri para volver a casa, nos han puesto Dr Doolite 3- tiene ligar en una isla Griega preciosa, con unas calas, un agua, una paz. Y conforme pasaban las escenas, me veia a mi mismo en un entorno igual, o al menos muy parecido. Dicho y hecho, si has estado en Sa Pedrera en Formentera sabes de lo hablo. Esa sensación, no tiene precio.





Y asi ha sido, he pasado de todo, me he metido en un submundo donde solo existiamos mi mujer y yo, desconexión neuronal, y a disfrutar. El lunes que viene me conecto de nuevo, con las baterias cargadas y un objetivo por el que luchar. Va a ser un año duro, y vamos a afrontarlo con fuerza.

Próxima estación, La Havana

Datos personales

Mi foto

Soy una persona emprendedora, muy progresista, amante de la innovación en la economía y en la vida en si. 
Comparto mi vida con mucha gente, amigos y familia pero especialmente con Isabel y Carlota, que son la fuente de energía que me mueve cada día.
Creo en colaborar, en compartir, en tener una actitud abierta frente a las cosas, para tratarlas siempre con integridad y reconociendo la interdependencia que existe en todo.