Traductor

25 de febrero de 2011

El fin de la energía barata

Acabo de leer un artículo en la web reenergiza en el que se subraya como el incremento del precio del petróleo supone un gasto superior al de todas las primas que se han pagado a las energías renovables en el año 2009.

Con la última subida del precio de la luz, aplicada en enero de este año, que por otra parte es una gran putada, se escucharon voces de los partidos políticos y de los numerosos sabios que existen en la parrilla de tertulianos y columnistas, que criticaban estas primas. Sobre todo las de la fotovoltaica.

El precio del petróleo ha comenzado ya una escalada que no va a frenar. El único freno posible sería la profundización de nuevo de la crisis económica global con el consiguiente descenso de la actividad económica mundial. Creo que es un escenario que nadie nos interesa.

Pero tampoco nos interesa pagar petróleo a 150 USD el barril, precio al que llegará antes de lo que pensamos. ¿ Has puesto gasolina últimamente?¿ Que crees que pasará con tu recibo de la luz se esto sigue así?

Los grandes sabios y políticos, por suerte no todos, aprovechan para reabrir el debate de las nucleares. Energía limpia. Si limpia, no produce gases de efecto invernadero, pero produce residuos radioactivos con los que no sabemos que hacer y lo peor, produce una opacidad en la información sobre temas de seguridad que, al menos a mí, me hace sentir engañado. ¿ O ya nos hemos olvidado del escape de Ascó de 2007 que no fué comunicado hasta Abril de 2008, medio año después de que se produjera? ¿ Nos enteraremos dentro de unos meses de un escape que se puede estar produciendo en estos mismos momentos? Nuclear, no gracias!!

Convirtiéndome en uno de esos sabios columnistas, en este caso bloguero, y siendo consciente de que no tengo elementos de juicio suficientes para defender una verdad universal, pienso que debemos trabajar en dos lineas para que el fin de la energía barata no de al traste con nuestro estilo de vida. Eficiencia energética y renovables.

De estos dos puntos únicamente quiero resaltar el tema de la fotovoltaica. Si bien el ratio primas a la fotovoltaica/ peso de la producción en el mix energético puede parecer inadecuado, es necesario mantener, incluso incrementar los cupos de concesión de primas a la fotovoltaica para mantener el gran esfuerzo en I+D que se está haciendo en este tipo de tecnología. Es la única tecnología que llegará algún día, si los lobbys energéticos no lo impiden, a permitir la democratización de la energía. Que cada uno podamos producir la electricidad que consumimos con un coste inferior al que estamos pagando hoy en nuestro recibo de la luz.

Todavía no se ha alcanzado esa paridad de coste de producción, con respecto a las electricidad producida a partir de combustibles fósiles, que justifique la producción de electricidad a través de tecnología fotovoltaica sin necesidad de primas. Pero está muy cerca.

Si cada uno de nosotros produce, con una inversión económica abordable a título individual, la electricidad que consume, las ventajas son múltiples: menos emisiones de gases invernaderos, independencia de las redes de suministro, actividad para el sector financiero, hasta incluso, desde el punto de vista de la estrategia de defensa nos convertiríamos en un país que no sería tan fácil de paralizar como lo es ahora.

La guinda del pastel.... un coche eléctrico en cada hogar.

@voroperez

10 de febrero de 2011

Democracia Participativa, un paso hacia la innovación social

Uno de los principios de la innovación es la capacidad de la transversalidad en la captación de señales, indicios, avances tecnológicos, etc que definan el entorno actual en el que debe desarrollarse la actividad, sea social, política o empresarial, objeto de la aplicación de esa innovación. Hablo de la transversalidad pensando en un modo de definir la implicación de todos los actores de interés implicados en esa actividad, dentro y fuera de la organización, y va dirigida a ampliar el espectro de captación de señales útiles.

En base a esos inputs, se generarán ideas, pero como dice Vijay Govindarajan, Profesor de International Business en la Escuela de Negocios Tuck en Dartmouth, la innovación es 1% inspiración y 99% desarrollo.

La clave es ser capaces de desarrollar el máximo número de ideas posibles, por muy descabelladas que parezcan y posteriormente tener mecanismos que nos permitan seleccionar las adecuadas para desarrollarlas. En el primer paso lo importante es la cantidad, en el segundo buscamos la calidad.

La Innovación social debe aplicarse en esa misma dirección. Leyendo blogs, comentarios en las redes sociales etc me he dado cuenta de que el número de personas implicadas en el desarrollo participativo de la democracia va en aumento, al igual que la disparidad de propuestas, ideas y proyectos. Y eso es positivo.

El reto real de la Democracia Participativa va a estar, en primer lugar en su habilidad para agrupar una masa crítica suficiente que genere esa transversalidad a la que hago referencia en párrafos anteriores, para así crear propuestas y darles valor. En segundo lugar será clave su capacidad de seleccionar aquellas propuestas que estén basadas en una argumentación real, que se alejen de movimientos populistas generados por el enfoque que, los medios de comunicación, den a algún acontecimiento puntual, y estén basadas en la realidad del entorno social, económico, medioambiental y tecnológico existente en cada momento.

El primer punto ya está trabajándose con movimientos a través de redes sociales y, si bien queda mucho camino por recorrer, es un camino que ya se está recorriendo.

En cuanto al segundo punto, existen protocolos aplicados en la gestión funcional de las comunidades de desarrollo de software libre, que, convenientemente adaptados, pueden marcar una primera línea de trabajo. No obstante, existen voces que claman por una Democracia Participativa con ausencia de liderazgos y basadas en la participación individual de cada persona.

¿Qué camino debería tomar la Democracia Participativa? Estoy convencido que ambos tienen cabida en esta revolución social y es simplemente cuestión de tiempo descubrir como cala en la sociedad cada una de estas propuestas.

Salvador Pérez
@voroperez




8 de febrero de 2011

Política 2.0, ¿ es el momento?

El pasado mes de agosto, tras la lectura de varios artículos y libros ( we think, wikinomics ) mi cabeza empezó a dar vueltas y vueltas sobre lo ideal de cruzar la realidad de la innovación en masa con la política y crear, poco a poco, un entorno abierto a la participación de cualquier persona que esté preocupada por un tema concreto. Con la entrada que escribí en su día, la política 2.0., quise provocar una reflexión al respecto.

El tiempo pasa y la evolución de la sociedad no la para nadie. Con gran alegría descubrí un grupo de personas, wikipartido, que ha transformado en realidad, algo sobre lo que yo simplemente reflexionaba. No nos conocíamos de nada, simplemente coincidimos en la red. Una prueba más de que este concepto de la política 2.0 no es una moda, es una realidad que, poco a poco, se va haciendo visible.

A partir de ese momento, he investigado algo más sobre la presencia de este tipo de iniciativas en nuestro país, y he descubierto varias que son bastante interesantes: Partido De Internet, Partido Pirata, perfiles en redes sociales como democracia participativa, y algunos más. En resumen, una vez más, la política 2.0 o como la queramos llamar, ya ha nacido y se encuentra en su infancia más tierna.

Visitando las distintas páginas, leyendo en sus wikis, participando en discusiones etc, me he dado cuenta de lo enriquecedora que es este tipo de actividad. Conoces opiniones individuales, con las que puedes o no estar de acuerdo, pero que surgen del pensamiento de cada persona y no del discurso marcado por nadie. Lo mejor, el respeto. No hay insultos, al menos de momento, se respeta la opinión del otro. La clave de la administración de este tipo de páginas será el ser capaces de provocar la conexión entre las personas en base a lo que tienen en común y evitar su separación en base a aquello en lo que discrepan.

No obstante, me surgen dudas. Dudas sobre si este tipo de participación ciudadana nos va a ayudar a que la sociedad avance, o si nos va a anquilosar en esquemas que van quedando caducos. Dudas sobre si los que participamos en ésto tenemos capacidad de ver el funcionamiento del estado de un modo global, como una partida de ajedrez, o lo vemos como un conjunto de acciones puntuales independientes. Dudas sobre si se construirán proyectos de futuro completos, o solamente se actuará sobre temas concretos.

Al final, la sociedad avanza cuando surge un iluminado, que tiene una idea de sociedad, a la que inicialmente se opone mucha gente. La trabaja, convence a los demás (no a todos claro) la consigue poner en práctica y ese avance cala en la sociedad hasta tal punto que se queda como una parte intrínseca de la misma.

¿ No va la política 2.0, la democracia participativa, a obstaculizar la aparición de este tipo de iniciativas?

La política 2.0 evolucionará, seguro, al 3.0 o hasta donde sea para superar estas limitaciones. Por eso creo que es muy importante una postura crítica, constructiva, con la política 2.0.

1 de febrero de 2011

Educación para las personas

Los pasados meses de diciembre y enero tuve la gran alegría de volver a encontrarme con mi hermano, mi cuñada y mi sobrino después de cuatro años separados y unidos únicamente a través de las herramientas que las nuevas tecnologías nos ofrecen.

Ellos viven en Bogotá, donde dirigen un proyecto solidario, La Casa Taller para Niños y Jóvenes "las Moyas". Aquí en Valencia, por nuestra parte, un grupo de amigos creamos la Asociación "La Maloka", con el objetivo de comunicar lo que se está haciendo en Colombia y buscar apoyo financiero para el proyecto a través de ayudas de algunos organismos públicos y privados, socios, loterías, etc .

Aprovechando su visita, organizamos una conferencia en el Casino Favara de Benetússer, y yo mismo quedé asombrado de lo que nos contaron. Al terminar la exposición se abrió un turno de preguntas que aportó reflexiones muy interesantes.

Una de ellas me hizo reflexionar sobre el concepto de ciudadano. Mi hermano, al definir el objetivo último del proyecto, y tras hacer un análisis crítico del funcionamiento del Estado Colombiano, puntualizó que no buscaban formar ciudadanos. Su objetivo es formar personas.

¿La diferencia? esto es ya fruto de mi reflexión, un ciudadano conoce y se acopla al funcionamiento de las estructuras y normas existentes en un estado, bajo las cuales se desarrolla la convivencia y el desarrollo de las personas en él. Las personas son individuos con capacidad de raciocinio, sentido crítico, capacidad de análisis y de toma de decisiones independientes. Es una diferencia muy sutil pero existente.

Ayer, cuando escuchaba a Rajoy hablar de la eliminación de la asignatura de educación para la ciudadanía, y viendo el descontento que existe en la calle con algunas de las leyes, estructuras políticas y administrativas que definen nuestra ciudadanía, me planteé que es posible que Rajoy tenga razón y que esta asignatura no sea la que necesitamos para el desarrollo de nuestra sociedad. Seguramente necesitamos educación para las personas, despertar el sentido crítico y la capacidad de elección independiente de todos y cada uno de nosotros. Es solamente una reflexión.

En este sentido, existen ya algunas propuestas muy interesantes que promulgan nuevas formas de democracia y participación, que son, creo yo, el camino para crear un concepto de ciudadanía en el que las personas nos sintamos más cómodos. Un nuevo paradigma al que, los partidos políticos tradicionales deben adaptarse.

Hoy son un murmullo, pero tiempo al tiempo. La fuerza de las nuevas tecnología es algo todavía desconocido por algunos, y las sorpresas llegarán antes de lo que pensamos.

¿ De que hablo? wikipartido, por ejemplo.


Datos personales

Mi foto

Soy una persona emprendedora, muy progresista, amante de la innovación en la economía y en la vida en si. 
Comparto mi vida con mucha gente, amigos y familia pero especialmente con Isabel y Carlota, que son la fuente de energía que me mueve cada día.
Creo en colaborar, en compartir, en tener una actitud abierta frente a las cosas, para tratarlas siempre con integridad y reconociendo la interdependencia que existe en todo.