Traductor

23 de octubre de 2010

Agresión confesional

No hay forma de cambiar esto. ¿ En que cabeza cabe que la toma de posesión de los nuevos ministros se realice bajo la presencia de un crucifijo? Solo falta que en lugar de la Constitución, el libro sobre el que se apoya la mano derecha para realizar la promesa/juramento del cargo, fuese un biblia.


¿ Como nos podemos sentir los no católicos?¿ Como se come esta situación en un estado laico?¿ 0 aconfesional? ¿ Es España un estado laico o aconfesional? Eso dice la Constitución, pero las realidad es otra muy diferente.


El elemento que crea esta distorsión no es otro que la Casa Real y su férreo vínculo con la Iglesia Católica.La mayoría de la Ciudadanía acepta esta transgresión al texto Constitucional, ¿ cuando habrá una voz que denuncie este sinsentido? La mía no tiene suficiente volumen.


Mientras tanto, seguiremos aguantando esta agresión a nuestra forma de pensar.

17 de octubre de 2010

Felicidades Carlota

Este fin de semana, mi hija ha celebrado su primer cumpleaños. Parece que fue ayer, pero ya ha pasado un año. Un año marcado por un cambio total del estilo de vida y una evolución del esquema mental en el que me muevo cada día. Las prioridades han cambiado, todo ha perdido una posición, y muchas cosas han cambiado radicalmente.

Ha sido un fin de semana intenso, lleno de reflexiones y recuerdos. Si, recuerdos, por que lo vivido no vuelve, y cada segundo, cada minuto de este último año ha estado lleno de emociones. Algunas buenas, otras no tanto por lo complicado de la adaptación a la nueva situación.

A veces quiero mirar atrás y plantearme muchas cosas, este es uno de esos momentos. Pero por otro lado, soy un firme creyente de que es imposible conducir si únicamente miras el retrovisor. Todo lo que queda detrás es importante, pero el futuro está delante.

Delante tenemos un montón de momentos para compartir con los nuestros y muchas ganas de hacerlo. Solo falta ser fuerte y conseguir que las situaciones del día a día no nos desenfoquen.

Un beso a las dos.


12 de octubre de 2010

Érase una vez....

Llevo unos días dándole vueltas a la cabeza con eso de escribir un libro. He oido muchas veces que un hombre ( o una mujer ) en su vida debe plantar un árbol ( hecho ), tener un hijo ( hija en mi caso ) y escribir un libro ( es lo que falta ). Lo bueno es que el dicho dice "escribir" que no "publicar", con lo cual el objetivo está al alcance de cualquiera.

En ningún sitio dice que este libro le tenga que gustar a nadie, pero claro, como mínimo debe gustarle al autor. Cuando escribas algo que te guste, podrás de decir que has escrito un libro. Si ni tansiquiera te gusta a ti, creo que la definición de lo que has escrito es bastante diferente a la de un libro. La clave inicial, un buen tema, una idea inicial para luego desarrollarla.

Estoy plenamente seguro de que mi libro será de esos que solamente le gustan al autor, pero tengo la verdadera intención de que, al menos, me guste a mí. Por esto, llevo tiempo buscando una temática que realmente me motive. La verdad, hace 3 años hice un primer intento. Empecé a escribir sobre la relación entre el deporte de fondo, los maratones, y la actitud en la vida frente a las metas que te planteas. Las cuatro o cinco primeras páginas se hicieron realidad, pero algo falló. No era mi momento, y todo quedó en un primer intento. Por cierto, estas páginas andan perdidas en un pen drive que desapareció hace mucho.

Estos últimos día, escuchando la radio, leyendo la prensa y los comentarios de algunos lectores se me ha ocurrido un tema que creo es bueno. Te lo cuento:

"Erase un vez un país, un país donde sus ciudadanos decidían quien les gobernaba, un derecho que habían conseguido después de muchos años de vivir bajo el yugo opresor de un dictador, como no, con el apoyo de su iglesia. El primer gobierno que eligieron los ciudadanos cogió el país y lo transformó, hubo a quien le gustaron los cambios, y otros a los que no les gustaron tanto. Pasado un tiempo, hicieron las cosas incorrectamente y los ciudadanos decidieron cambiar el gobierno.

Y el nuevo gobierno hizo nuevos cambios. Hubo a quien le gustó y quien no le gustaron tanto. Para cambiar los gustos de algunas personas a los que no le gustaban los cambios, decidieron contarlos de un modo diferente, contar solo lo que le interesaba al gobierno o, contarlo como le interesaba. Esto funcionaba, así pues dieron un paso más y cortaron la difusión de cualquier noticia que fuera negativa para ellos, pero claro, no controlaban todos los medios. ¿ Solución ? Divide y vencerás. Pon más medios, afines a ti, divide la audiencia y comparte en todos ellos el mismo mensaje. No importa si es cierto o no, si todos lo dicen igual.

La iglesia que había estado con el dictador quería estar en el gobierno, pero la constitución no se lo permitía, bueno si, pero por cauces democráticos y esa posibilidad no era contemplada. Así pues, cojieron a representaes civiles de la misma y los metieron en el gobierno. De este modo podían dirigir algunos cambios.Y el gobierno sigió haciendo cambios, y los ciudadanos empezaron a no mirar esos cambios. Había mucho que ver en otros sitios.

Pero algunos de los miembros del gobierno, se dieron cuenta de que el dinero público no era público, era suyo, y podían cojerlo, no estaba mal cojerlo, simplemente, los ciudadanos no lo iban a entender. Así pues, hacian que los ciudadanos miraran a otro sitio para ellos, ejercer su derecho, cojer el dinero público.

Y entonces otros, relacionados también con el gobierno, se dieron cuenta de que eso de cojer el dinero público, no estaba mal, es simplemente un derechoo que hay que ejercer con cuidado, por que al ciudadano de a pie no le gusta que otros lo ejerzan. De todos modos no había que preocuparse mucho, por que los ciudadanos estaban mirando para otro sitio.

Pasado un tiempo, el dinero público empezó a terminarse y empezó a hacer falta para cubrir las necesidades de los ciudadanos, y el dinero no estaba, y las necesidades no se cubrian y algunos ciudadanos empezaron a mirar al gobierno.Entonces el gobierno intentó convencerles de que esas necesidades, no eran reales, no las necesitaban.

Y algunos ciudadanos descubrieron los derechos asumidos por los gobernantes, principalmente su derecho a quedarse con dinero público, e intentaron informar a los demás ciudadanos. Pero éstos miraban a otro sitio.Con mucha insistencia consiguieron la información llegase a algunos, pero no pasaba nada, los medios afines tenían su mensaje y volvían a mirar a otro sitio."

Bueno, esa es la idea principal, falta ordenarla cronológicamente, desarrollar más algunos aspectos, como el de la iglesia que tiene mucho que desarrollar, y redactarla un tanto mejor.Lo triste es que el final ya esta escrito : " en mayo de 2011, los ciudadanos seguian mirando a otro sitio y e lgobierno no cambió".

A mi si me gustaría cambiar el final

8 de octubre de 2010

¿ Que cambiamos?

Tengo 40 años, bueno... 41 casi 42. Voy a ser, seguramente, de los primeros afectados por la modificación del sistema de pensiones que se está negociando en estos momentos en el Pacto de Toledo.Creo firmemente que es necesaria una reforma, lo que no tengo tan claro es en que linea debe producirse, no tengto información suficiente para opinar sobre ello. Unicamente los comentarios fáciles que los distintos dirigentes políticos lanzan para que compremos su postura sin reflexionar sobre ella.

Confío plenamente en que, en el pacto de Toledo, confluyen formas de pensar que garantizaran una reforma óptima, alejada de posturas populistas y centradas en la eficiencia y sostenibilidad, a largo plazo, del sistema de pensiones.Algo hay que cambiar, el análisis de las proyecciones demográficas y económicasson la clave para determinar el qué.

Lo que será muy triste es que triunfen posturas de personajes liberales que únicamente pretenden crear un sistema de pensiones que cojee a medio plazo y crear así grandes espacios de negocio para empresas que ofrecen planes de pensiones privados.

¿ O es que no nos hemos dado cuenta aún?

6 de octubre de 2010

¿ Qué nos está pasando?

La semana pasada, desde el 28 de septiembre al 1 de octubre, tuvo lugar la Feria Habitat en Valencia. Habitat es el nombre que ha tomado la tradicional Feria Internacional del Mueble de Valencia, tan importante en otros tiempos. Por supuesto, los medios de comunicación siguiendo los dictados de los políticos y organizadores del certamen, han promulgado a los cuatro vientos un éxito absoluto del mismo.

Todos aquellos que hemos vivido la feria, que conocemos el sector, y sufrimos la situación actual del mismo, sabemos que es todo una farsa.Los resultados reales distan mucho de los que se le han vendido a la opinión pública. Por supuesto siempre hay que enviar mensajes positivos, pero ojo, sin pasarse. El conjunto de mensajes que se ha trasmitido, justifica el inmobilismo, no es necesario hacer nada especial en el sector, todo está ben.

La realidad es otra. Como un ejemplo, la presencia internacional, de compradores me refiero, ha sido la más baja que recuerdo en las casi 20 ediciones que he vivido. Pero el problema, creo yo, no ha estado únicamente en una mala gestión de la promoción internacional, que la hay. Es más importante la falta de oferta , algo de interés que justifique el desplazamiento de un profesional del sector a nuestra ciudad, para algo más que comer paella y visitar las playas.

El sector necesita un impulso, desde dentro y desde fuera. Necesita una reflexión individual por parte de cada uno de los actores del mismo en busca del modelo de negocio que le permita crecer, o al menos simplemente sobrevivir, y una reflexión sectorial global, liderada por un organismo al que realmente le preocupe la situación del sector, y no simplemente su imagen pública.

Datos personales

Mi foto

Soy una persona emprendedora, muy progresista, amante de la innovación en la economía y en la vida en si. 
Comparto mi vida con mucha gente, amigos y familia pero especialmente con Isabel y Carlota, que son la fuente de energía que me mueve cada día.
Creo en colaborar, en compartir, en tener una actitud abierta frente a las cosas, para tratarlas siempre con integridad y reconociendo la interdependencia que existe en todo.